Saltar al contenido

Bienvenido invitado

Guía básica para aprender de brochas de maquillaje

Guía básica para aprender de brochas de maquillaje

Conoce los diferentes tipos de brochas de maquillaje y sus funciones para completar tu kit de maquillaje y convertirlo en uno más profesional.

Las brochas son las mejores herramientas que podemos adquirir para lograr que nuestra rutina de maquillaje sea más fácil, quizás puede ser un poco confuso saber en cuales invertir por eso queremos explicarte las características de cada una. Una gran variedad de pinceles están disponibles en distintos tamaños y texturas, diseñados específicamente para diferentes partes del rostro, como ojos, cejas, y pómulos. Algunos pinceles son esponjosos y suaves, mientras otros ofrecen precisión para aplicaciones detalladas.

Tener las brochas adecuadas marcará la diferencia a la hora de maquillarte, tendrás un trabajo más profesional, lograrás un acabado impecable y looks deslumbrantes.

Tipos de brochas de maquillaje

El maquillaje viene en diferentes fórmulas tanto líquidas, como en polvo o en crema, por eso es importante primero considerar qué productos se utilizarán antes de elegir una brocha. Por ejemplo, en algunos casos necesitamos una que permita un mejor control en la cantidad de producto que se deposita en la piel.

Es importante también saber qué resultado final estoy tratando de lograr. No es lo mismo buscar un acabado uniforme o difuminado, si necesito precisión o abarcar un área más grande.

Brocha para polvos:

Este tipo de pinceles funciona muy bien para fijar productos como polvos compactos, bronceadores o rubores. Tienen una apariencia grande, cóncava y esponjosa que logrará dejar un acabado suave y difuminado.

El tamaño dependerá del área donde la utilices, por ejemplo, con una más grande podrás aplicar polvo por todo el rostro, mientras una pequeña será perfecta para una zona específica como los pómulos.

Para base líquida:

Existen unas de tipo pintor o con forma de lengua de gato que son de apariencia delgada y plana en la punta, mientras otras son anchas y abundantes que permiten dar un look más natural.

Brocha para corrector:

Son cepillos más pequeños que logran llegar mejor al área de debajo de los ojos, son de pelo largo y suave con punta plana, ayudan a tapar las ojeras y los signos de fatiga.

De sombras:

Sirven para aplicar con precisión las sombras en polvo en el párpado móvil, la cuenca y el arco de la ceja sin que el producto se extienda por el resto de tu rostro. Su pincel es pequeño, de punta larga y plana.

Brocha de sombras para difuminar:

Este pincel pequeño tiene una cabeza más esponjosa, flexible y manejable que permitirá difuminar los contornos hasta lograr un acabado deseado. Si utilizas sombras de varios colores podrás integrarlas mejor y evitar líneas entre unas y otras. Tendrás un efecto de dimensión entre el párpado móvil y el arco de la ceja. Es ideal para recrear un look de ojos ahumados.

Para delinear:

Sus cerdas son pequeñas, firmes, juntas y en ángulo que permitirán crear un delineado más preciso y definido. Con práctica podrás lograr un perfecto “cat eye”.

Brocha para cejas:

Estos cepillos normalmente están compuestos por dos lados. Uno es muy parecido al del delineado por su tamaño pequeño, rígido y angular que permitirá depositar el polvo o crema con facilidad y así rellenar las áreas que necesites. El otro lado sirve para peinarlas y difuminar mejor el producto lo que dejará tus cejas con un aspecto natural.

Brocha para labios:

Es un cepillo muy pequeño, redondo, flexible y plano que te ayudará a aplicar de forma precisa cualquier labial.

Recuerda visitar nuestra tienda donde encontrarás diferentes tipos de brochas para maquillaje que te servirán para obtener un look profesional.

8 sencillos pasos para lograr una manicure perfecta en casa
Conoce la diferencia entre uñas acrílicas, en gel y postizas

Tu carrito

Tu carrito está actualmente vacío.